La investigación comenzó a principios del mes de agosto del año pasado en la que Fiscalía de Menores solicitaba que se investigase el posible desamparo de dos menores, tuteladas por los Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Según ha podido saber NueveCuatroUno fueron los propios educadores de algunos de los jóvenes los que denunciaron la situación.
 
Agentes de la Unidad de Familia y Mujer comenzaron entonces la investigación que ha estado abierta durante ocho meses, pudiendo constatar que estábamos ante un grupo de personas de edades comprendidas entre los veinte y los cuarenta y cinco años, que tenían como propósito la búsqueda de menores en lugares de ocio nocturno o a través de redes sociales, proporcionándoles estupefacientes a las menores con el fin de anular sus voluntades y obtener acceso sexual con ellas.
 
Todo comenzó un fin de semana en el que las menores acudieron de fiesta a Calahorra y conocieron a un hombre, de cuarenta y cinco años de edad y de origen colombiano y vecino de la localidad de Calahorra, y a su grupo de amigos, con los que entablaron una relación de amistad. El varón de cuarenta y cinco años acude un par de fines de semana a Logroño para recoger a la menor y trasladarla a su domicilio, en una céntrica calle del casco antiguo de Calahorra para obligarla a mantener relaciones sexuales con él y sus amigos, suministrándole para anular su voluntad todo tipo de drogas, entre ellas “Speed” “Cocaína” y “Cristal”, llegando en muchas ocasiones a grabar videos de la menor mientras mantenían relaciones sexuales bajo los efectos de las sustancias estupefacientes. 
 
Incluso en un episodio el autor de los hechos le introdujo por la fuerza en la boca “Cristal” para posteriormente obligarla a mantener relaciones sexuales en grupo, con él y otros cuatro varones, agarrándole y sujetándole por la fuerza.
 
Además, el agresor encerró a la menor en su habitación durante quince días, sin facilitarle comida ni bebida, llegando a cerrar la puerta del pasillo común y del portal de la vivienda. El autor de los hechos también arrojaba las llaves por la ventana del balcón de su habitación con el fin de que pudiesen acceder al edificio sus amigos. En alguna ocasión los ahora detenidos la trasladaron a un domicilio para obligarla a prostituirse con un varón, arrebatándole el dinero que le habían dado y propinándole puñetazos.
 
Las pesquisas policiales indican que otras dos menores han sido víctimas, y que la forma de operar se viene repitiendo desde marzo del año pasado teniendo como patrón a la hora de actuar conocer a menores, con las que una vez generada la confianza se les proporcionaban en momentos de fiesta todo tipo de sustancias estupefacientes con el fin de anular su voluntad para, posteriormente, mantener relaciones sexuales en la vivienda de los mismos, en muchas ocasiones en grupo.
 
Fruto de la investigación se produjo la detención del agresor de cuarenta y cinco años y se llevó a cabo la entrada y registro de la vivienda del autor de los hechos, en la que se intervino el teléfono móvil y se encontró marihuana. Simultáneamente al registro domiciliario practicado se ha detenido a cinco personas más, cuatro en la localidad de Calahorra y una más en la localidad de Tudela (Navarra).
 
Los detenidos son todos varones entre veinte y cuarenta y cinco años, tres son de origen colombiano, uno de Nicaragua, Ecuador y Cuba, los cuales fueron puestos a disposición judicial junto con las diligencias practicadas en la mañana de este viernes en el Juzgado de Primera Instancia e instrucción Nº3 de Calahorra, decretando por la tarde el ingreso en prisión de los cinco autores de los hechos.
Loading...
Share This