El juez Peter Kidd, del Tribunal del estado de Victoria, dijo en la lectura de la sentencia que el prelado de 77 años deberá cumplir al menos tres años y ocho meses de la condena antes de poder solicitar la libertad condicional. "El período de cárcel que le impondré implica la posibilidad de que no viva para que sea puesto en libertad", dijo el magistrado que remarcó que en su decisión tuvo en cuenta factores como la edad y la salud del cardenal.
 
Pell se mantuvo impasible durante la lectura del veredicto, retransmitido en directo, al que asistió sin su alzacuellos por primera en todo el proceso y del que salió tras firmar el registro de agresores sexuales, en el que permanecerá de por vida. La condena es por los hechos ocurridos en diciembre de 1996 en la sacristía de la catedral de St Patrick's, en el este de Melbourne, contra dos niños de 13 años del coro, identificados como "J" y "R" por el juez en la sentencia.
 
En ese suceso, el entonces arzobispo de Melbourne sorprendió a los niños bebiendo el vino sacramental y les dijo "tenéis problemas" antes de comenzar a quitarse los atuendos religiosos para mostrarles el pene, añadió el fallo.
 
 
Loading...
Share This